lunes, 17 de noviembre de 2014

IG97 (STAR WARS: LEGACY COLLECTION)

Figura perteneciente al comic pack IG97 & Rom Mohc, 2010.
En 2009 y dentro de la Legacy Collection la gente de Hasbro creó un nuevo molde para los Battle Droids, más moderno, articulado, estilizado y detallado, y un año después lo aprovechó para recrear un droide único y proveniente del Universo Expandido, en concreto de un cómic. Con el simple añadido de una nueva cabeza y acompañado de un oficial imperial IG97 formó parte de un comic pack cuyo gran valor es, precisamente, este droide que, aunque desconocido en gran medida dentro del universo de Star Wars, su especialísimo aspecto lo convirtía en imprescindible en mi colección.
Como ya he comentado, se trata básicamente de un Battle Droid de los vistos en el Episodio I, el modelo B-1, pero con modificaciones que lo convertían en parte de la serie IG97 de droides asesinos (y fabricados por la misma empresa que facturó a los también asesinos IG-88) utilizados en los primeros tiempos del Imperio aunque pronto abandonados por ser demasiado débiles en combate (información sacada de la Wookieepedia, ¿eh?). Éste en concreto protagonizó una historia en la que, abandonado en Tatooine, combatió a un Dark Trooper pese a su mayor torpeza de lo habitual.
Con nada menos que once puntos de articulación en una figura tan estilizada y una sorprendentemente buena estabilidad, IG97 puede adoptar estupendas poses de combate además de colapsar y replegarse sobre si mismo como pudimos ver en los droides de combate de la Federación de Comercio, y con los indudables beneficios de la articulación "de bola" en hombros, cadera y cabeza. 
IG97 incluye, como accesorios, el arma láser que venían utilizando desde hacía años los droides B-1 pero con un bonito acabado de gris metalizado en lugar del simple plástico negro utilizado hasta entonces, la también usual mochila con dos antenas y además como alternativa la más sencilla antena doble utilizada por los Battle Droid Commanders, que encajan perfectamente en su espalda y que nos permite configurar al droide de dos formas distintas.
La gran novedad de esta figura y que la hace muy apetecible para fans del Universo Expandido, de los droides de todo pelaje de Star Wars o simplemente de un robot con un aspecto original, es por supuesto su cabeza, de nueva creación para la figura y con un aspecto de ciencia ficción retro y de parodia espacial, con esos grandes "dientes" en una boca que no puede cerrar, los ojos saltones, grandes y azules que parcialmente tapados por un "plato" en la cabeza le dan un aire de demente robótico. ¡Lo dicho, exhala ciencia ficción retro por todos sus mecánicos poros! 
En esa cabeza retiene del modelo B-1 las dos piezas traseras, esos "cuernecillos" que dan aún más carácter al droide. Y para terminar de redondear una figura ya de por si bastante satisfactoria, un trabajo de pintura remarcable. Sobre el color beige habitual de base en estos droides vemos toques de marrón más oscuro para avejentar y ensuciar a la figura, cosa normal si se desenvuelve en Tatooine con poco o nulo mantenimiento, como puede ser un merecido baño de aceite. Los ojos azules destacan una barbaridad y le otorgan mucha personalidad a este pedazo de chatarra.
Si me preguntan, el modelo IG97 podría haber sido perfectamente el droide elegido para conformar las tropas de la Federación de Comercio desde el Episodio I. Esa cabeza me vuelve loco, y es una combinación imbatible junto al cuerpo del mejorado Battle Droid de la Legacy Collection, como se puede ver en la foto comparativa con un droide de la colección Episode I de 1999 y otro de la serie animada de las Clone Wars de 2008. El detalle y el acabado de IG97 es simplemente sensacional. Así que si lo ven en alguna chatarrería espacial o a la venta en manos de algunos Jawas... ¡no lo duden e incorporen a IG97 a sus colecciones!
David

No hay comentarios:

Publicar un comentario