miércoles, 5 de diciembre de 2012

JANGO FETT (STAR WARS: 30th ANNIVERSARY COLLECTION)

Basic Figures. Wave 8, Nº57, 2007.
Hasbro, en ocasiones, parece escoger una serie de personajes para nutrirlos de accesorios en sucesivas apariciones dentro de sus colecciones dedicadas a Star Wars. Curiosamente, ese no es el caso de uno de los personajes más populares de la saga, Boba Fett, pero sí el de su padre Jango Fett. El motivo, ¿quién sabe? La cuestión es que desde 2007 varias han sido las interpretaciones del cazador de recompensas como figura de acción y al menos tres de ellas bien nutridas de accesorios.
Jango Fett es un personaje que siempre me ha provocado algo de decepción por tres motivos: el primero, vaya tipo duro, el modelo para todo un ejército de clones y que sólo dura vivo una de las películas. El segundo, su rostro con más o menos acierto ha venido machacando a los coleccionistas durante años al proporcionarnos Hasbro multitud de clones con cascos extraíbles y, el tercero y más importante, nunca me hubiese imaginado a Boba Fett con esa pinta, no me convence y hubiese preferido que nunca se hubiese desvelado el aspecto de su rostro.
Tras una serie de decepcionantes figuras, Hasbro lo consiguió en 2007 y pese a esas discrepancias con el personaje hay que reconocer que se trata de un gran producto. En él se aplicaron los catorce puntos de articulación ya necesarios para este tipo de figuras, una estabilidad y solidez increíbles, un buen trabajo en decoración y elaboración del rostro y sobre todo una cantidad ingente de accesorios que hacen aún más divertida a la figura, aunque bastante específica en cuanto a las escenas en las que se inspiraron los creativos de Hasbro. Son, concretamente, en las que los Fett se encuentran por primera vez con Obi-Wan Kenobi en los aposentos del cazarrecompensas y su hijo en el planeta Kamino. Con su incompleta armadura puesta se puede extender también a las escenas de la pelea entre Fett y el jedi, pero ésto no es del todo fiel a la película ya que Jango en esos momentos tenía su armadura completa. Sin todo el equipamiento de batalla, Fett luce su vestimenta "de calle", con la que descansa mientras sirve de fuente genética de los clones de la República.
Comencemos a enumerar los accesorios: un casco extraíble que no encaja del todo en la cabeza de la figura, se queda algo corto y sobresale una pequeña porción de mentón, y cuyo visor no es articulado sino fijo en posición alzada; un poncho de tela azul oscuro, la mochila lanzacohetes (que se le puede poner tanto combinada con el poncho como con la armadura) que en esta ocasión no dispone de la función de lanzar el cohete apretando un pequeño botón, opción de la que disfrutaban anteriores versiones de la figura; la porción de armadura que protege pecho, espalda y hombros que encaja como un guante, no es demasiado grande o pequeña; dos pistolas de tipología única, exclusivas de Jango Fett; la combinación en una sola pieza de cinturón y dos cartucheras que, aunque muy trabajosamente y con mucho cuidado, se puede extraer y por último, dos piezas de armadura que protegen las piernas desde las rodillas hasta los tobillos. Con todo ello podemos configurar a la figura de múltiples formas o para emular diversos momentos de El Ataque De Los Clones, todo un esfuerzo de diseño por parte de Hasbro. Sólo le faltan los fragmentos de armadura correspondientes a los muslos, brazos y manos para tener a otra versión más de Jango Fett, la del cazarrecompensas en "uniforme de trabajo".
La figura ha generado algo de controversia en cuanto a los colores de su uniforme y armadura, como en tantas otras ocasiones en el mundo de las figuras de acción de Star Wars, pero no deja de ser una anécdota si tenemos en cuenta lo difícil que debe de ser trasladar de forma totalmente fiel lo visto en la pantalla. Puede gustar o no el personaje, pero siempre hay que valorar su papel en la trama de la saga y figuras de acción tan divertidas y completas como ésta, ¡ayudan a aceptarlo cada vez más!
David

No hay comentarios:

Publicar un comentario